Seleccionar página

Entrevista a Javier Marrón, campeón FPL de Venezuela

Abrimos nuestra sección de entrevistas hablando con Javier Marrón, uno de los mejores jugadores de Fantasy Premier League de Venezuela. Javier ha finalizado entre los 6 primeros de su país las últimas 4 temporadas, destacando su temporada 2018/19 en la que se proclamó campeón de Venezuela con un overall rank de 2,587.

Javier comparte las técnicas que tanto éxito le han dado y repasamos junto a él muchos de los aspectos más importantes a la hora de jugar a FPL. Si quieres seguir a Javier puedes hacerlo en Twitter en su perfil.

Bienvenido a Desafió Fantasy, Javier. Para empezar, ¿qué consejos darías a alguien que acaba de empezar a jugar a FPL? ¿Y qué cosas crees que hay que evitar?

Saqué esta lista de consejos que pueden ser útiles para los principiantes, y que también contiene algunos principios que uno mismo debe recordar constantemente.

Arma un equipo balanceado.

Es importante saber que no es bueno tener a muchos jugadores “estrellas” en tu equipo si es a costa de tener también a varios jugadores baratos que no te van a dar puntos. Por más tentador que se vea, un equipo muy desbalanceado no te dará buenos resultados a largo plazo. Es mejor sacrificar a ese jugador caro que tienes de más, para distribuir el dinero más uniformemente en todas las posiciones.

Mantén a tu equipo flexible. 

Estudia todos los rangos de precios que tiene el juego, y trata (en lo posible) de tener jugadores de las diferentes escalas de precios donde tú veas que se encuentren otros jugadores que podrías tener en el futuro. Esto te permitirá ingresar en un solo movimiento a cualquier jugador que surja inesperadamente, sin necesidad de tirarte hits (-4), o dejar a tu equipo desbalanceado.

No metas mediocampistas de marca. 

Un error muy común en los novatos es no conocer cómo funciona la asignación de puntos en el juego. Lamentablemente las acciones defensivas de estos jugadores de marca no son premiadas con puntos, razón por la cual quedan descartados como opciones para el Fantasy. Solo ten a mediocampistas con vocación muy ofensiva, o que jueguen directamente como extremos.

No caigas en los falsos “bandwagons”. 

Este es otro error muy común en el que caen los principiantes. Si un jugador sin mucho historial encima, tiene repentinamente un buen partido, estudia bien qué tipo de jugador es, de qué forma vinieron sus goles/asistencias, y si realmente ese rendimiento que tuvo en ese partido es sostenible a largo plazo.

Recuerdo por ejemplo hace dos temporadas que en la primera fecha jugaron Wolves-Everton, y Rubén Neves, de 5.0 en ese momento, hizo gol y asistencia (13 puntos). Al tener ese precio tan accesible, la gente se dejó llevar por los puntos y el precio, y en la fecha 2 ya lo tenía medio Fantasy. Yo, prudentemente me metí a estudiar el historial del jugador, y vi que tenía 1 solo gol dentro del área en toda su carrera, y su mapa de disparos era de 99% fuera del área.

Evidentemente un jugador de este tipo no va a meter goles con regularidad, por lo que lo descarté inmediatamente. Pasaron las fechas, y efectivamente Neves solo metió 3 goles más en toda la temporada, y esa primera fecha quedó como su mayor y único puntaje de dos dígitos.

Planifica tus fichajes. 

Si bien es cierto que al comienzo de la temporada esto es algo muy difícil de hacer, porque no hay información suficiente, una vez que la temporada esté encaminada (jornada 5-10, por ahí), estudia el calendario de todos los equipos y planifica tus próximos 5-6 fichajes.

Si es posible agarra una hoja de excel y coloca en ésta a todos tus jugadores, y a los jugadores potenciales a ingresar, con sus respectivos partidos por venir. De esta forma podrás visualizar claramente los “fixture swings“, o cambio drástico de la dificultad del calendario de cada jugador, y tener ya los potenciales fichajes preparados de las siguientes fechas. Además, también puedes ir viendo a quién puedes poner de capitán en cada jornada.

Planificar los fichajes de esta manera sí requiere ya un poco de dedicación, y ni yo mismo lo he podido mantener durante una temporada completa. Pero hasta ahora la mejor temporada que he tenido (2018-19), fue cuando más disciplinado fui con este tipo de planificación.

Evita en lo posible los hits (-4) haciendo fichajes. 

Los -4 en fichajes muy rara vez los recuperarás en una jornada. Deja solo este recurso para casos de emergencia, o para cuando tengas en tu hoja de cálculo (punto anterior) una serie de fichajes planificados que mejorarán considerablemente tu equipo a medio plazo.

No inventes con el capitán. 

Pon el capitán más obvio de la jornada, o el que tú con un respaldo estadístico claro estés seguro que sea el jugador más probable que dé los puntos. Poner capitán a un defensa o a un jugador rándom porque tuviste una “corazonada” puede ser divertido y muy de vez en cuando la puedes pegar.

Pero a largo plazo son más las veces que te irá mal que las que te irá bien. Estos riesgos yo solo los veo aceptables cuando no hay ninguna capitanía clara (equipos fuertes enfrentándose entre sí). Pero si juega, por ejemplo, Liverpool en casa contra el Fulham, no inventes y pon a Salah capitán.

No compres porteros muy caros ni gastes fichajes cambiando de portero. 

El portero es la posición donde menos es recomendable invertir mucho dinero o gastar los fichajes gratis, ya que es (opinión personal) la única posición prácticamente imposible de predecir.

Los porteros de equipos grandes no hacen muchas paradas y muy rara vez agarran puntos de bonus. Los porteros de equipos de media tabla o parte baja hacen más paradas y suelen agarrar puntos de bonus con regularidad. Un portero en un partido “fácil” le meten un gol de descuento en el último minuto y se va con 2 puntos porque no hizo ninguna parada. Un portero en un partido “muy difícil” puede perder 3-0 y aun así agarrar 4 puntos porque hizo 7 paradas y pellizcó un punto de bonus.

Al ser una posición tan difícil de predecir, lo más lógico es invertir lo menos posible y agarrar a un portero fijo de 4.5 a 5.0, preferiblemente de un equipo defensivo que ocasionalmente te de sus punticos de paradas-bonus, y así no gastar energía/fichajes en esa posición.

Porque al final de cuentas, la diferencia de puntaje total de la temporada entre los primeros 10 porteros suele ser de unos 15 a 20 puntos, cantidad despreciable con respecto al puntaje que puedes agarrar en otras posiciones. En resumen, ten un portero barato que sea buen atajador (no un Kepa), preferiblemente que juegue en un equipo defensivo, y olvídate de ese puesto en toda la temporada.

Ten paciencia.

Si estás jugando de forma racional, y estás metiendo jugadores con un estudio de respaldo lógico, ya sea que sus números son buenos o porque tiene un buen tramo del calendario, no lo vayas a sacar inmediatamente porque se fue en blanco en un par de partidos. Ningún jugador, por más bueno y caro que sea, va a dejar de irse en blanco aleatoriamente o en partidos consecutivos.

Recuerdo que a comienzos de la temporada 2017-18, Kane fue un jugador muy popular en la mayoría de los equipos iniciales (un fijo del template). Arrancó la temporada y se fue en blanco en los primeros 3 partidos. Muchos, decepcionados, lo vendieron en masa hasta que incluso bajó de precio un par de veces. A pesar de la clara desilusión, yo chequeaba los números y veía que Kane seguía teniendo varios disparos dentro del área y varias oportunidades claras en cada juego.

Asumí que se estaba tratando de un caso de mala suerte y no de un mal momento como tal del jugador. Con este pensamiento racional insistí con la capitanía en él (cuando la masa lo había vendido), y se tiró 4 dobletes en los siguientes 6 partidos. Un ejemplo de cómo el tener paciencia (con respaldo lógico) puede premiarte.

Juzga tus decisiones por lo que era lógico en la previa de los partidos, y no por lo que pasó después.

En este juego constantemente tendrás que tomar decisiones, ya sea para la capitanía de la jornada, o para colocar un puesto de titular entre dos jugadores en rotación.

Muchas de estas decisiones te saldrán “mal”, ya que tu segunda opción en varias oportunidades dará más puntos que la que finalmente elegiste. No dejes que el resultado que obtuviste te distorsione el criterio. Si hiciste tu estudio previo y tu decisión fue el producto de un razonamiento lógico, esa decisión que tomaste era la mejor, e hiciste lo correcto en su momento.

Buenas decisiones a veces dan malos resultados, y malas decisiones a veces dan buenos resultados. Pero a largo plazo las decisiones lógicas son las que mayormente premiarán. Yo cuando tengo estos casos de que por ejemplo mi capitán se va en blanco mientras mi segunda opción da muchos puntos, hago el siguiente ejercicio mental: imagino que por alguna razón loca, los partidos de la fecha quedaron invalidados, y se tiene que jugar la misma fecha de nuevo la semana que viene. ¿A quién pongo capitán? Hagan este ejercicio y se darán cuenta que casi siempre se quedarían con la misma opción.

¿Qué estrategia sigues durante la temporada para confeccionar tu equipo y hacer cambios?

Podemos desglosar este tema y otros temas generales del juego en varios puntos.

Armado del equipo inicial

Antes de arrancar la temporada, solo tenemos disponible la siguiente información: la forma de los jugadores/equipos del final de la temporada anterior, los pocos partidos amistosos de pretemporada, y el calendario de los equipos.

La forma de los jugadores y equipos al final de la temporada anterior se puede mantener en algunos casos, pero está lejos de ser una referencia segura. De los partidos de pretemporada generalmente lo más útil que uno saca son las alineaciones y formaciones más probables de cada equipo (la del último partido jugado). Acá se pueden descubrir casos como el de que Lundstram era realmente un mediocampista, o que tal jugador está jugando fuera de su posición original.

Pero para mí estos partidos sirven para eso nada más. La historia reciente ha demostrado que equipos y jugadores que se veían muy bien en la pretemporada, pueden iniciar mal los partidos oficiales y viceversa. Por lo tanto, se puede decir que en este nivel del juego estamos prácticamente “a ciegas” en el aspecto del nivel de los equipos. Lo más prudente entonces es armar inicialmente el equipo con una mezcla entre algunos jugadores de confianza, y otros que tengan un buen calendario en las primeras 6-7 jornadas, tratando siempre de mantener la flexibilidad con las diferentes escalas de precio que comenté en los consejos iniciales.

La idea es tener un equipo con altas probabilidades de “no hacerlo tan mal” en esas primeras 6-7 jornadas (es imposible predecir con precisión el arranque), para que te sirva de base en la cual vas a ir metiendo los jugadores con la información que va surgiendo de los partidos. La flexibilidad te servirá entonces para cubrir los rangos de precio en los que tú creas que pueden aparecer los jugadores que realmente serán protagonistas (todavía por descubrir). Este se puede decir que es el criterio que uso para el comienzo de la temporada.

Desarrollo de la temporada

Una vez que la temporada se ve algo “asentada”, es decir, que ya ha arrojado información que nos permite tener una noción mucho más clara del nivel de los equipos y los jugadores que proyectan a tomar el protagonismo (jornada 5-6 aproximadamente), se procede a realizar una planificación formal.

Se toman los jugadores con la mejor combinación de calendario/números, y se trata de converger hacia el equipo más “eficiente”, por decirlo así. Esto se puede conseguir identificando tus puntos débiles, y haciendo comparaciones entre pares de jugadores. Por ejemplo, tengo un mediocampista de 6.0 que no se ve en buen nivel y no proyecta a dar muchos puntos en las próximas fechas; este sería mi “punto débil” en el equipo. Entonces lo comparo a él y a otro de mis jugadores (digamos un delantero de 8.5) contra aquel par conformado por un delantero de 6.5 y un medio de 8.0, ambos con buenos números y mejor calendario.

Descubro que este nuevo par proyecta más puntos al mediano plazo, y hago el cambio. Así voy haciendo hasta conseguir un equipo que, en el papel, se vea adaptado al momento actual de la temporada, y a los partidos por venir.

Hay que señalar también que el tema de los precios de los jugadores y los diferentes momentos de los equipos, hacen que no haya ninguna “fórmula” fija para seguir. Es un juego muy dinámico en el cual hay que irse adaptando a las circunstancias con diferentes formaciones y rangos de precios seleccionados.

Hits (-4) en los fichajes

En este tema soy bastante conservador. Al hacer los fichajes pensando en las próximas 5-6 jornadas, solo hago -4 en situaciones muy especiales, o cuando estoy muy convencido que ese movimiento, junto con un plan de fichajes posterior, me dará mejoras claras en el equipo a mediano/largo plazo.

Cuándo hacer los fichajes

Sobre el momento de la semana en el cual hago el fichaje, sí creo que lo mejor es esperar lo máximo que se pueda y hacerlo a pocos momentos de empezar la jornada. Solo hago el fichaje temprano si de verdad ese 0.1 que perdería con el cambio de precio, me impediría totalmente hacer el fichaje, y no hay otra alternativa además de esa.

Cuando hay juegos de copa o champions entre semana, sí evito hacer fichajes temprano en su totalidad. El valor de equipo realmente tiene mucho menos importancia de lo que la gente cree. Ya eso ha quedado más que demostrado con varios jugadores de mucha experiencia que tienen constantes buenas temporadas prestando cero atención a este tema.

Capitanía

Con respecto al capitán la mayoría de las veces voy con el más popular de la jornada. Pero no por miedo, sino porque casi siempre el capitán más popular suele ser la mejor opción en el papel.

Eso no quiere decir que no tenga criterio propio, porque cuando estoy convencido de un capitán, no me dejo influenciar tampoco porque la masa se esté inclinando por otro jugador. Por ejemplo, al final de la temporada pasada, Bruno Fernández fue el capitán más popular durante 4 o 5 jornadas consecutivas. Sin embargo, yo no lo puse capitán ni una sola vez. La verdad, no me convencían mucho sus números.

Mi impresión era que Bruno estaba siendo bastante afortunado con los puntos que estaba dando, y no veía sostenible esos goles de penal, tiro libre, y esas “asistencias” dando un pase al costado en 3/4 de cancha. Sí, esto me hizo perder muchos puntos con respecto a la gran mayoría en par de jornadas, pero aun así, seguía firme con mi criterio.

Hasta que finalmente me recuperé en el Utd vs Southampton, cuando puse capitán a Martial, el cual veía como la opción más lógica del ataque del Utd (el 9 del equipo calificado de medio), mientras la masa insistía con el (para mí) muy afortunado Bruno. Martial hizo gol y asistencia, y se comió otro gol claro al final, mientras que Bruno hizo solo una de sus asistencias, y un partido pobre en general. Bueno, esto es un ejemplo de mi criterio para seleccionar las capitanías.

Banca

A principio de la temporada suelo jugar con dos titulares seguros de 4.5, y el defensa de 4.0 que tenga más chance de jugar. Una vez que se vayan desarrollando las jornadas, y llega la hora de usar el primer Wildcard, sí me gusta (en lo posible) tener una banca más robusta que me dé seguridad durante el periodo decembrino y que me permita rotar algunas posiciones dependiendo del rival.

Tener una banca con buenos jugadores tiene la contraparte de darte muchos dolores de cabeza en cada jornada y de pasar varios momentos frustrantes cuando tu jugador banqueado hace algo, pero a la larga creo que es lo mejor. Mi mejor temporada la tuve perdiendo una cantidad increíble de goles y puntos en la banca. Claro, la circunstancias de esa temporada fueron muy especiales, ya que jugadores como Doherty, Raúl Jiménez, Wan Bissaka, Fraser y TAA (Sí, Alexander Arnold!) tenían un precio bastante bajo, y uno se daba el lujo de sentarlos en la banca frecuentemente.

La rotación de porteros, como podrán imaginar, no me gusta por el tema de lo impredecible que se hace esta posición. La única vez que lo intenté hacer, la mayoría de las veces terminaba sentando al portero con más puntos. Recuerdo con especial dolor un partido de 12 puntos de Fabianski contra el Chelsea. Ahí decidí no intentar más esta estrategia y jugar con un solo portero fijo.

¿Esperas que sea una temporada diferente con el COVID? ¿Crees que será más importante tener 15 jugadores que jueguen por si aparecen casos y los jugadores tienen que ser aislados?

Sí, creo que el tema COVID hará que esta temporada por momentos sea parecida al periodo decembrino en cuanto a las ausencias inesperadas. Al ser una situación inédita, es muy difícil predecir cómo se desarrollará todo. Solo queda tratar de tener una banca decente y esperar que no sean muchos los casos.

¿Qué jugadores crees que serán MUST-HAVE esta temporada?

Predecir qué jugador será un Must Have a esta altura es muy difícil, ya que tenemos muchas incógnitas todavía con respecto al nivel de los equipos y al protagonismo de ciertos jugadores. Ahora, si tomamos como referencia quiénes han sido Must Have de temporadas anteriores, podemos notar que todos han tenido algo en común: fueron claramente subvaluados a la hora de colocar su precio. KDB y Bruno Fernández la temporada pasada, Salah la temporada 2017-18, y Vardy-Mahrez la temporada 2015-16 son ejemplos resaltantes. Entonces podríamos especular: ¿Qué jugadores actualmente tienen el potencial de entrar en esa categoría?

Yo diría que los principales candidatos podrían ser alguno de los fichajes nuevos del Chelsea (Havertz, Ziyech, Werner) y posiblemente James Rodríguez, si encuentra su mejor versión en este Everton. Estos 4 jugadores tienen la particularidad de ser nuevos en la Premier, y todavía tenemos un signo de interrogación sobre su posible rendimiento. Esto los convierte en jugadores de “riesgo” en el aspecto del Ownership, ya que un sobre rendimiento respecto al precio asignado hará que los compre todo el mundo.

También yo incluiría en esta lista de posibles Must Have a Aubameyang, ahora catalogado de mediocampista y con posibilidad de ocupar ocasionalmente el puesto de 9 en un Arsenal en ascenso; y a Greenwood, que si finalmente se queda ese puesto fijo de extremo en el Utd, puede llegar a ser una ganga con el talento y potencial que tiene.

¿Crees que algún jugador barato (£4M o £4.5M) puede dar un buen rendimiento esta temporada (Lundstram o Cantwell)?

Sí. En este momento no sabemos con certeza quiénes serán, pero seguramente habrán algunos jugadores de esta escala de precio que se harán populares una vez la temporada tome forma. Yo digo que tienen mucha pinta de ser de esos: los laterales del Leeds (Dallas y Ayling), y el lateral del Crystal Palace, Nathan Ferguson, que al parecer será en titular en el lateral derecho una vez se recupere de su lesión en la rodilla.

¿Intentas ver muchos partidos? ¿Cuantos partidos ves normalmente en una jornada? ¿Y si no puedes ver todos los partidos, miras los highlights?

Trato de ver la mayor cantidad de partidos que pueda, pero naturalmente es imposible verlos todos. Yo diría que me da para ver más o menos unos 4-5 partidos por jornada. Y claro, buscar los highlights de  todos los demás que no vi sí es casi una obligación.

¿Eres más de Eye-Test o de mirar estadísticas y spritesheets?

El Eye-Test es un complemento importante porque te permite darte cuenta de algunas cosas que no quedan reflejadas en los datos. Como por ejemplo, aquella jugada en la que el jugador estando solo no terminó de recibir el pase de su compañero. Sin embargo, al no poder ver todos los partidos, en general sí soy muy de guiarme de las estadísticas.

Las principales estadísticas que monitoreo son: tiros, tiros en el área, y el xG/xA (para los jugadores ofensivos).

Estos números para mí engloban varias cosas a la vez, como pueden ser: táctica predominante del equipo, lo que está representado el jugador para protagonismo ofensivo del mismo, y la confianza/ambición que está teniendo dicho jugador para decidirse a disparar. Ahora, estos números por sí solos pueden llevar a confusión si no se comparan con el promedio histórico. ¿Por qué? Porque todos los jugadores son diferentes en el tema de la definición.

Por ejemplo, jugadores como De Bruyne o Son, son conocidos por tener un número de goles con un margen claro por encima de su xG histórico. Esto quiere decir que son muy buenos definidores, y que tienen una muy buena técnica para los remates de media distancia (remates de bajo xG). Por otro lado, están los jugadores como Gabriel Jesús o Pepe, que tienen un número de goles claramente por debajo de su xG; lo cual indica que son malos definidores por naturaleza.

Pero entre estos dos extremos, hay una gran cantidad de jugadores (la mayoría), que suelen tener un delta G-xG relativamente bajo; lo que nos permite acercarnos a “predecir” cuándo están por llegar los goles de algún jugador desafortunado, o cuándo esa racha de aquél delantero rándom es poco probable que continúe.

¿Priorizas más la forma de un jugador que las fixtures, o viceversa?

Principalmente he sido la mayoría de las veces más de fixtures que de form. Sin embargo, reconozco que la temporada pasada fue una en la cual el form ganó claramente esta batalla. Por ejemplo, Pukki tuvo sus mejores partidos en el comienzo de la temporada, cuando le marcó a Liverpool, Chelsea y City en los primeros 5 partidos. Luego se apagó en momentos de la temporada cuando tuvo un calendario mucho más accesible. Algo similar pasó con Wilson, Ings, Maupay y Calvert Lewin, los cuales cayeron en malas rachas durante periodos de partidos que pintaban para que marcaran los goles.

Creo de todas maneras que en este aspecto hay que tratar de ser equilibrado. Ni dejarse cegar por la mala racha vigente, ni pensar que estar en buena racha lo es todo. Sigo creyendo en la filosofía pro-fixtures porque me parece una gran oportunidad de ponerse por delante de los demás.

En otras palabras, usar el calendario (junto con las estadísticas) para “predecir” cuándo un jugador apagado puede empezar una racha, y no esperar a que marque para montarse en el tren. La temporada pasada apliqué el pro-fixtures para agarrar los puntos de Salah en diciembre-enero (cuando todos tenían solo a Mané), y en temporadas anteriores también he aplicado esta para agarrar los puntos de jugadores como Hazard, Zaha y Felipe Anderson que se me vienen a la mente ahora. En resumen, soy más de fixtures pero también reconozco que lo más sensato es tener en cuenta los dos